Dónde ir de tapas por la ciudad de Santander

Tapas en cantabria

Tres de los locales clásicos y con más solera de esta capital

A la hora de ir de tapas por la ciudad de Santander, encontraremos un gran número de locales adecuados, la mayoría de ellos, como suele suceder, en el casco antiguo. Relacionamos tres de los más clásicos y con más solera de la capital cántabra.

hijas de florencio

Las Hijas de Florencio: Este local es uno de los clásicos de la ciudad a la hora de ir a tomar unas tapas o raciones. Se sitúa en el número 23 del Paseo de la Pereda, y tiene terraza en la calle del General Mola. Llama la atención enseguida su decoración “vintage”, así como el buen ambiente. Considerado uno de los establecimientos imprescindibles, sus tapas son generosas y abundantes. Destaca también la cerveza de barril, muy bien tirada, con un camarero que se dedica sólo a ello. Tiene una gran variedad de quesos, todos ellos de una gran calidad. Destacamos entre sus tapas el pincho de jamón y alcachofa rellena, la morcilla, el jamón al corte, la tartaleta de morcilla con uvas pasas o la tosta de champiñones a la salsa de cabrales.

el diluvio

El Diluvio: Es otro de los locales clásicos de Santander, de aquéllos que no se pueden pasar de alto al ir de tapas por la ciudad. Hace ya más de 100 años que abrió sus puertas, lo que lo convierte en uno de los que más “solera” tienen de la ciudad. Se ubica en el número 14 de la calle del General Mola. Se encuentra siempre abarrotado, y dispone de terraza. Tiene un mostrador en forma de U donde se exponen una gran variedad de raciones y pinchos, y es famoso por sus tortillas rellenas de ensalada. También hemos de destacar sus pinchos, con un buen surtido, entre ellos el de foie fresco a la plancha, el de morcilla de Burgos, el de bonito con cebolla confitada o el de champiñones con jamón. Otra recomendación es su tartaleta de setas con gambas o su solomillo ibérico crujiente con verduritas.

 gelin

Bar Gelin: Se trata casi de un local mítico en Santander y es conocido como el Rey de las Rabas. Se enclava en el número de 29 de la calle Vargas, zona de mucho tapeo. Es un bar de los de toda la vida, auténtico. Tomarse unas rabas en este establecimiento a la hora del aperitivo es ya toda una tradición santanderina. Suele estar muy lleno, pero son rápidos al servir. Aunque su especialidad son las rabas, ofrece también un buen surtido de otros productos, entre los cuales sobresalen sus pinchos de tortilla o sus pinchos morunos.

 

¡Nos vemos en los bares!


Leave a Comment